Gualeguaychú | Entre Ríos | Argentina
Lunes 8 de Agosto de 2022

La Justicia procesó al iraní detenido en Entre Ríos y le dictó prisión preventiva

La Justicia procesó al iraní detenido en Entre Ríos y le dictó prisión preventiva

09/07/2022 |     

La medida fue tomada por el juez federal Pablo Seró mientras se determina fehacientemente su identidad y su posible vinculación con el caso del avión y de las amenazas al periodista George Chaya.

Para las bases de datos internacionales más sofisticadas del mundo Asan Azad no existe. Pero está detenido hace dos semanas en Concepción del Uruguay por la Justicia Federal luego de que intentara comprar un pasaje con documentación ajena.

Luego de una medida cautelar de detención por 10 días hábiles para intentar identificarlo, el juez federal Pablo Seró lo procesó el viernes por uso de documento ajeno, le dictó la prisión preventiva sin plazo determinado y ordenó su traslado desde la Comisaría Primera de Concepción a la Unidad Penal Nº 4 de esa misma ciudad. El juez federal quiere saber quién es este hombre de un metro noventa y supuestos 28 años.

Esta tarea, hasta ahora, ha resultado infructuosa. Fuentes judiciales confirmaron a Infobae que ni el FBI norteamericano ni el Mossad israelí tienen en sus bases de datos a alguien que responda a esa identidad o que, en su defecto, coincida con sus datos biométricos (huellas dactilares, iris, rostro). Tampoco Interpol aportó al expediente judicial información concreta: no hay alertas sobre esta persona ni se verifican antecedentes. Su archivo está en blanco.

Seró considera que es muy probable que esta persona sea de nacionalidad iraní, pese a que la Embajada de ese país en la Argentina ha respondido con cierta indiferencia y frialdad a la requisitoria que hizo la Justicia Federal en cumplimiento de la Convención de Viena, que obliga a todos los estados signatarios a informar la detención en su territorio de un ciudadano extranjero a la sede diplomática correspondiente.

Al ser interrogado en el Juzgado Federal, Azad dijo que llegó a Venezuela en 2016 vía Estambul. Y que allí solicitó la ciudadanía pero que le fue negada. Luego intentó nacionalizarse en Ecuador, pero perdió sus papeles. Allí inició según sus dichos, un periplo que lo llevó a Perú, Bolivia y a ingresar caminando a la Argentina.

Pero nada de esto ha podido ser corroborado oficialmente.

 Turkish Airlines, la empresa que supuestamente abordó Azad para llegar a Caracas, dio a la Justicia argentina informaciones confusas y sin precisiones que, hasta el momento, no permiten ni confirmar ni descartar que voló en uno de sus aviones.

Venezuela notificó en estos días a Seró que no figuran en sus registros el ingreso de ningún ciudadano iraní con la identidad que declara Azad. La embajada de Irán en Ecuador consignó ante la requisitoria del Juzgado Federal de Concepción del Uruguay que no hay en sus sistemas trámite alguno iniciado por esta persona, pese a que así lo había dicho el detenido en la indagatoria.

Azad le dijo al juez Seró que fue expulsado de Irán hacia Irak por ser un adversario al régimen que los Ayatollah instalaron tras deponer al Sha de Persia en 1979 ¿La razón de la persecución? Su fe cristiana, dijo, certificada con la cruz que cuelga de su pecho en la foto de identificación policial. El magistrado no considera que esto sea verdad: sabe que en Irán hay una comunidad cristiana importante.

Tampoco le cree que no sepa hablar en castellano como manifiesta. En La Rioja se comunicó sin intérprete. Seró es un hombre de la Justicia Federal con muchos años en sus espaldas y sospecha de la sonrisa indeleble que muestra en todo momento Azad, tras la cual disimula recurrentes incongruencias como contestar a la pregunta “¿Dónde nació?” con otro interrogante: “¿Qué hora es?”.

 

Más dudas

 

La historia de este hombre comenzó para la Justicia cuando fue detenido queriendo comprar en la terminal de ómnibus de Concepción, situada a 300 km de Buenos Aires, un pasaje a Concordia, otra localidad entrerriana ubicada al 100 km al norte. La documentación que exhibió no le pertenecía. El DNI que tenía era de una persona de Santo Tomé y el registro de conductor de un hombre de El Talar, Tigre.

Entre los interrogantes que perturban al juez Seró está el saber cómo un DNI denunciado como extraviado en Corrientes y un carnet reportado perdido en la ciudad de Buenos Aires terminaron en los bolsillos de Azad en Entre Ríos.

La hipótesis de mínima que baraja el magistrado es que su registro de nacimiento iraní se perdió durante los múltiples incidentes bélicos que se registraron en Irán con Irak, hasta fines de la década del ‘80, y los que involucraron a la nación persa durante los ‘90 y principios del 2000.

 

La noticia se ha enviado exitosamente
 
 
 
 
 
 


DIARIO EL ARGENTINO mantendrá absoluta confidencialidad de los datos personales brindados por nuestros visitantes. Los servicios de información por correo electrónico que ofrecemos se realizan con el expreso consentimiento de los usuarios.

El mensaje enviado por el Usuario del Servicio y su contenido es de única y exclusiva responsabilidad civil y penal de quien lo envió y/o utilizó.

Este diario no garantiza la veracidad de los datos personales y/o contenidos de cada mensaje efectuados y/o publicados en los Servicios por el Usuario.

NO está permitido:
1. utilizar lenguaje vulgar /obsceno, discriminatorio y/u ofensivo o Está prohibido todo tipo de ataque personal contra Usuarios de los Servicios y/u otros terceros, mediante acoso, amenazas, insultos.
2. No está permitido avergonzar o hacer cualquier otra cosa no deseada a otro/s Usuario/s de los Servicios ni a otros terceros. No se permite todo acto contrario a las leyes, moral y buenas costumbres.
3. Está prohibido publicar mensajes agraviantes, difamatorios, calumniosos, injuriosos, falsos, discriminatorios, pornográficos, de contenido violento, insultantes, amenazantes, instigantes a conductas de contenido ilícito.
4. Está prohibido publicar mensajes que puedan afectar la sensibilidad del resto de los usuarios y/o de cualquier tercero.
5. Está prohibido citar material que constituya propiedad intelectual de terceros, sin mencionar su fuente o autor.
6. Está prohibido afirmar hechos de otros usuarios o terceros sin tener prueba concreta.-

Finalmente, los usuarios aceptan expresamente la remoción de cualquier comentario publicado en el sitio, que viole el presente reglamento, todo ello no podrá ser considerado como un acto de censura."